Bolso crea Atacameño

Bolso crea Atacameño

Precio habitual
$5.990
Precio de venta
$5.990
Precio habitual
$6.990
Agotado
Precio unitario
por 
Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

Colección bolsos y delantales crea

Bolsos y delantales fabricados en crea 100% algodón cruda, con costuras reforzadas y terminaciones de alta calidad, estampadas a full color con tintas pigmentadas, lo que le proporciona una mayor durabilidad en el tiempo, algunos lugares y atractivos de la zona:
  • Cultura Atacameña.
  • Valle de la luna.
  • Desierto de Atacama.
  • San Pedro de Atacama.
Bolsos y delantales se venden por separado.
La alta puna de Atacama es un paisaje inhóspito con estepas frías de forraje duro donde habitan manadas de camélidos salvajes y aves en torno a los lagos. Las condiciones climáticas no permiten un asentamiento humano estable, pero los primitivos cazadores-recolectores se movilizaron entre las quebradas buscando presas. Los primeros pobladores ganaderos se instalaron en las quebradas intermedias con un carácter semi-sedentario. En los oasis de San Pedro de Atacama, Toconao, Peine, etc., habitaba la etnia atacameña que combinaba la agricultura y la ganadería. En su primera fase, 580 a.C., realizó una cerámica modelada de alta calidad, tuvo conocimiento de la metalurgia y desarrolló complejos métodos de regadíos. Su florecimiento cultural fue entre el 300 y 900 d.C., con una alfarería compleja de importante influencia tiwanakota. Mantuvieron relaciones culturales y de intercambio material con los pueblos que habitaban al oriente de la cordillera. Después del 900 d.C., con la desintegración de Tiwanaku, comienza un período de conflictos entre los señoríos atacameños y los aymarás del vecino altiplano boliviano, situación que hacia fines del siglo XIII se estabilizó merced al incremento de los intercambios comerciales y una política de alianzas entre grupos étnicos. De todas maneras, es en este período intermedio en el que se desarrollan complejos defensivos -los pukarás- que agrupaban a la población de los oasis y los valles intermedios, regidos por señores étnicos vinculados probablemente a grupos sacerdotales. A mediados del siglo XV se produce la conquista del territorio atacameño por los inkas, los que establecieron un complejo sistema de dominio político-militar a través de alianzas con los señores locales, la imposición de la mita, o trabajo colectivo para el imperio, y el establecimiento de colonos -mitimaes- traídos desde otras zonas del imperio.